Los 'play-off' no entienden de inocentadas

Blanco pugna por alto con Acuña en el partido del martes en el Carlos Belmonte. /AGENCIA LOF
Blanco pugna por alto con Acuña en el partido del martes en el Carlos Belmonte. / AGENCIA LOF

Las absurdas expulsiones, como las de Keidi ante el Oviedo y de Blanco en Albacete, una asignatura a resolver cara a las eliminatorias por el ascenso

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Aunque el Málaga aún tiene el sábado en casa el escollo del Elche para certificar su tercera posición final en la Liga (también puede acabar cuarto o quinto), es inevitable que las miras estén puestas ya en los 'play-off' de ascenso y, sobre todo, en los dos rivales a batir en las eliminatorias que se celebrarán las dos próximas semanas. Cualquier factor cuenta en una fase que en la mayoría de las ocasiones se resuelve por detalles, por méritos propios y también por concesiones del adversario. Y en este último aspecto el equipo dirigido por Víctor tiene una asignatura pendiente: las absurdas expulsiones.

Primero fue Keidi frente al Oviedo y después Blanco anteanoche contra el Albacete en el Carlos Belmonte. Es decir, en dos citas cruciales: la primera, para dar el salto deseado y dejar casi noqueado a un rival, y la segunda, cuando el equipo se jugaba, independientemente de lo que hicieran los otros aspirantes, confirmar su presencia en la lucha por el ascenso. Ambos jugadores se excedieron en la segunda amarilla recibida, que por otro lado en los dos casos no admitieron discusión.

La conclusión positiva es que el equipo demostró con diez que es un conjunto muy fuerte mentalmente

En ambos casos el entrenador malaguista evitó criticar a los jugadores, lo que en cierto modo se antoja lógico dado que los trapos sucios se lavan en casa y que además Víctor busca desde un punto de vista psicológico proteger a sus futbolistas en esta fase crucial de la temporada. Pero es evidente que los compañeros presentes en el campo cuando se produjeron sendas expulsiones tuvieron que hacer un sobreesfuerzo para capear el temporal. Eso sí, como no hay mal que por bien no venga, es evidente que en ambos casos sirvió para comprobar que el Málaga compite al máximo y que es capaz de superar cualquier adversidad.

Penalti de N'Diaye

No cabe duda de que el Málaga está muy fuerte mentalmente. Y no sólo lo ha demostrado en estos dos encuentros con inferioridad numérica durante mucho tiempo (más de una hora frente al Oviedo y 40 minutos exactos contra el Albacete). Sin ir más lejos, en el estreno de Víctor como técnico blanquiazul, el Viernes Santo en Alcorcón, N'Diaye regaló un penalti al filo del descanso, con un tranquilizador 0-2 en el marcador. Posteriormente, nada más comenzar la segunda parte, Renato volvió a abrir brecha al marcar el 1-3 después de un pase al hueco de Blanco.

No obstante, pese a esa conclusión positiva (y a la sensación cada vez más firme de equipo sólido), está claro que los 'play-off' de ascenso no entienden de inocentadas. En unas eliminatorias que se presumen tan igualadas y que pueden dilucidarse por el más mínimo detalle, los futbolistas deben extremar las precauciones para no dejar al equipo con uno menos. La bisoñez de Keidi, propia de su edad (a finales de agosto cumplirá 22 años) y de su escasa experiencia como profesional, ya le ha jugado más de una mala pasada desde que comenzó a ser titular indiscutible en el Málaga. Además, sin olvidar que en otras ocasiones también arriesgó en exceso en las acciones con un rival. No obstante, el caso de Blanco es más llamativo, porque el delantero argentino de 27 años está más baqueteado. También conviene apuntar que parece que los árbitros le han 'cogido la matrícula' al ser uno de los futbolistas que más faltas cometen en la categoría por su tendencia a abrir los brazos.

Y ya no es sólo que una expulsión suponga dejar al Málaga en inferioridad numérica en un choque que se intuye igualado. Asimismo, acarrearía una sanción de al menos un partido que también podría tener una influencia decisiva en la eliminatoria (ya fueran la semifinal o la final). Cualquier detalle puede desnivelar la balanza en la pelea por el ascenso en la 'doble promoción' a Primera. Los 'play-off' no entienden de inocentadas y Blanco, Keidi y demás deben tomar buena nota.

Temas

Fútbol