Un precedente para estar muy alerta

Los jugadores del Oviedo celebran la sorprendente remontada ante el Málaga. /Joaquín Bilbao
Los jugadores del Oviedo celebran la sorprendente remontada ante el Málaga. / Joaquín Bilbao

La única visita del Málaga al nuevo Tartiere acabó en derrota al sufrir una remontada en los últimos minutos

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El entrenador malaguista, Juan Ramón Muñiz, recalcó ayer que en los últimos minutos de un partido es obligado tener «seguridad y serenidad» para evitar sorpresas desagradables. De ahí que sea necesario recordarles a los componentes del equipo blanquiazul, que esta mañana emprenden viaje a Oviedo, un precedente para estar muy alerta y no arriesgar de nuevo en la recta final de los encuentros. Porque en la única visita al nuevo Carlos Tartiere (cuya inauguración, ya completadas las obras de remodelación, se produjo en el septiembre de 2000) el encuentro terminó en derrota al sufrir una remontada después de encajar goles en los minutos 89 y 94.

Un gol de cabeza en una acción a balón parado y un libre directo ejecutado desde la frontal. ¿Les suena? Bien podría tratarse de las dos situaciones que desembocaron no hace mucho en la derrota en El Sadar. Y es que los goles encajados en aquel Oviedo-Málaga hace poco más de 18 años (el 3 de diciembre de 2000) se asemejan en exceso a los recibidos en la visita a Osasuna esta misma temporada.

Los goles encajados en los minutos 89 y 94 fueron muy similares a los encajados esta Liga en Pamplona

El partido estuvo marcado por una bronca enorme tras el pitido final entre el portero Esteban y Darío Silva

Resulta muy llamativo, pero cualquier joven aficionado que haya cumplido recientemente la mayoría de edad (o que esté por debajo de los 18) no ha visto todavía un partido entre el Oviedo y el Málaga. Los caminos de ambos no se han cruzado desde 2000 porque posteriormente el equipo asturiano pasó por un sinfín de penurias en Segunda División B (con diversos proyectos para volver a una categoría profesional) mientras el malaguista vivía la mejor etapa de su historia, con el afianzamiento en la élite en dos etapas prolongadas y dos participaciones en Europa (en la Copa de la UEFA, a través de la Intertoto, y después en la Liga de Campeones).

Aquel Oviedo-Málaga estuvo marcado por una derrota sufrida por el Málaga cuando tenía el triunfo en la mano, pero también por una bronca monumental entre el guardameta local, Esteban, y el delantero blanquiazul Darío Silva. El uruguayo, bien conocido por su vehemencia, marcó a los tres minutos a puerta vacía tras un remate de Dely Valdés y le hizo un gesto al cancerbero. Después, cuando Tomic ajustició al Málaga en una falta desde la frontal en el 94, Esteban le devolvió la moneda al 'charrúa', que había sido sustituido veinte minutos antes. Tras el pitido final, hubo que separarlos... Luego, en 2003, ambos coincidirían en el Sevilla.

El partido, intenso a más no poder y a ritmo de vértigo, se abrió con el referido gol de Darío Silva y continuó con la respuesta del ariete local Oli en el minuto 9. Superada la media hora, Bravo marcó el 1-2. El Málaga supo mantenerse firme atrás pese a que hubo momentos de férrea presión del Oviedo, apoyados además en la presencia de dos puntas (Oli y Losada). Fue tras el descanso, en el minuto 65, cuando el técnico local, Radomir Antic, arriesgó con la entrada de un tercer delantero (Moller). La respuesta de Joaquín Peiró fue reestructurar el sistema con un tercer central (el uruguayo Rivas), lo que sirvió para neutralizar la medida de su oponente. El triunfo no peligró hasta que Onopko le ganó la partida a Bravo y remató de cabeza. Todo el trabajo malaguista se desmoronó mientras el Carlos Tartiere rugía ante la posibilidad de un gesta. Yesta se produjo en el minuto 94 en un tiro libre de Tomic al que no pudo responder Contreras. Aquel 3-2 es un precedente para que el Málaga, tan habituado a arriesgar en la recta final, esté muy alerta.

La próxima salida, a Zaragoza, el domingo 13 a las 18.00 horas

LaLiga anunció ayer los horarios de la jornada que cerrará la primera vuelta del campeonato de Segunda. Tras el encuentro el día de Reyes en La Rosaleda frente al Reus, el domingo 6 de enero a las 20.00 horas, el equipo blanquiazul visitará al Zaragoza, un equipo venido a mucho menos esta temporada y que acaba de contratar a su tercer entrenador (Víctor Fernández ha sustituido a Lucas Alcaraz). El partido en La Romareda también será en domingo, el día 13, y comenzará a las 18.00 emitido en directo por Movistar Patidazo.

Temas

Fútbol
 

Fotos

Vídeos