El árbitro

Muy protestado

MARTÍN NAVARRETE

La actuación del debutante Soto Grado fue muy protestada por parte de la grada, aunque creo que más que por errores graves en su trabajo fue por la tensión que vive el aficionado con todas las carencias que muestra el equipo malaguista. El riojano se desenvuelve con soltura y muestra la seriedad que se requiere. Muy firme en todas las decisiones que adopta, con mucha entereza a la presión de la grada, que fue constante y continua. No me disgustó el colegiado, sereno y en todo momento con el control del partido en su poder.

Pese a que el partido no permitió lucimiento para el colegiado por lo disputado del mismo, él no lo necesitó. Siempre anduvo muy por encima del nivel de ambos equipos. Aplicó la ventaja cuantas veces se lo permitió el juego y no se excedió en el uso de las amonestaciones. No las necesitó mostrar hasta el minuto 68 (a Montoro, por claro agarrón con derribo sobre Renato Santos). Estuvo muy bien con los derribos. Arrollar a un contrario por detrás cuando este tiene el balón controlado siempre es falta. Pese a las protestas, las indicó todas.

Dos cuestiones a mejorar y que no son complicadas. Una, el control de la pérdida de tiempo, en este caso de los visitantes. En el minuto 66, en un saque de puerta, el portero Rui Silva atrasó su ejecución para ir a limpiarse las manos con una toalla, gesto claro de pérdida de tiempo. No lo amonestó y sí lo hizo en el minuto 83 por una clara acción también de pérdida de tiempo. Y dos, el hacer repetir el saque de una falta cuando es el jugador el que decide su lanzamiento y el balón no estaba en movimiento. Poco entendible esta decisión.

 

Fotos

Vídeos