MUY PROTESTADO

MARTÍN NAVARRETE

Pese a las protestas que las decisiones del catalán Ávalos Barrera generaron en las gradas, a mí no me pareció mal colegiado, porque no lo es. Sólo con la ley de la ventaja que aplicó en el minuto 5, en la acción en falta a Cifu que posibilitó después desborde y centro de Renato, con posterior remate de Adrián, mostró el nivel que lo acompaña. Pese a esto sí debe mejorar algunos aspectos. Sobremanera, en el control disciplinario. Debe no dejarse llevar por la atención que marcan las protestas y sí exclusivamente por las acciones que se produzcan en disputa del balón.

Su juventud es un buen tesoro. Cumplirá 32 años el próximo jueves, por lo que tendrá tiempo de corregir aquellos aspectos que aún no controla suficientemente. Tiene condiciones que le permiten llevar las riendas del partido con las exigencias que marcan las normas. Muy bien al comienzo del segundo tiempo amonestando al cancerbero Fernando por la clara pérdida de tiempo en la ejecución de un saque de puerta, acción esta poco habitual de ver en los campos no sólo de Segunda, sino también de Primera. Debió, en el añadido, prolongar el duelo entre uno y dos minutos más, debido a las pausas de hidratación y los cambios.

Sin duda, su peor parcela es el control disciplinario que desarrolló en el partido, yendo de mejor a peor. Comenzó con una imagen equilibrada sobre este tipo de acciones. Sólo amonestó en el primer periodo a Rolón y, un minuto después, a Aguza. Pero cuando más destacó negativamente fue en el tramo final de la segunda parte. Dio la impresión de dejarse influir en las reclamaciones de los jugadores del Almería amonestando a veces sin ton ni son.