Entrevista Dani Pacheco, jugador del Málaga

«No pude dar el rendimiento que se esperaba de mí, soy consciente»

Dani Pacheco, durante una sesión de trabajo en la concentración del Málaga de estos días./Josele -
Dani Pacheco, durante una sesión de trabajo en la concentración del Málaga de estos días. / Josele -

El centrocampista de Pizarra espera mejorar en la campaña que viene y se muestra optimista sobre la planificación: «Seguro que van a entrar y salir jugadores»

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El malagueño Dani Pacheco tiene asumido que la pasada temporada fue negativa para él. Llegó con grandes expectativas con el objetivo de que fuera importante en busca del ascenso, pero sus problemas físicos le impidieron completar ni siquiera un mes seguido de competición. Él es consciente de que se esperaba mucho más de él, pero tiene la esperanza de que la campaña que viene pueda tener una gran aportación. El pizarreño, de 28 años, habla con conocimiento de causa de las dificultades de la competición y advierte sobre el favoritismo en Segunda, ya que está convencido de que el dinero no es tan importante como puede parecer...

La pasada campaña se incorporó como una de las estrellas del equipo, pero al final la temporada no fue tan buena.

Lo de estrella lo dice la gente, pero creo que llegué como un jugador importante y el club hizo un esfuerzo por mí. Y no pude dar el rendimiento que se esperaba de mí, soy consciente de ello, aunque también fue difícil por el tema de las lesiones. Espero que esta temporada me respeten y pueda dar lo que el club espera de mí.

Nunca alcanzó ni siquiera un alto ritmo de juego porque los problemas físicos aparecían una y otra vez. ¿Hay alguna razón que explique esta situación o sólo depende la suerte?

Todo empezó mal porque el Getafe no me dejó entrenarme con el equipo, algo que no se debe hacer por el bien de los futbolistas, que en este aspecto deberían estar protegidos. Todo eso hizo que yo empezara tarde, que llegase y que luego quisiera estar con el grupo cuanto antes, y eso es difícil de controlarlo. Muchas veces quieres, pero quizás no estás preparado todavía. Una serie de cosas que hicieron que fuera arrastrando lesiones, molestias y que no lograra enganchar un mes sin tener problemas físicos.

Ahora sí está arrancando a tiempo. ¿Qué espera entonces de esta temporada que está ya casi en marcha?

La idea es ponernos todos ahora a tope para estar lo mejor posible todo el año.

Al final no pudo ascender en el primer intento con el equipo de su tierra, como ya había hecho antes en otros destinos...

La verdad es que llevaba una racha muy buena de ascensos, pero la rompí precisamente aquí. La verdad es que fue una pena, porque era el objetivo que teníamos todos, pero hay que pasar página e intentarlo otra vez.

La planificación está ahora parada, pero llegarán cambios...

Seguro que será así. Queda más de un mes y ya sabemos cómo funciona el mercado. En los últimos días es cuando se hacen más movimientos. Todos somos conscientes de la situación que hay en el club, y seguro que van a salir y a llegar jugadores.

Usted tiene previsto seguir, ¿no?

Yo estoy encantado aquí y con ganas de trabajar.

¿Con menos dinero, a la segunda oportunidad, ve factible el ascenso, como lo hicieron otros?

Ascendieron Granada, Osasuna y el Mallorca viniendo de Segunda B. Al final la categoría es muy difícil, nunca sabes qué equipo va estar en los puestos de arriba. Tenemos que intentar, cuando antes, hacer un grupo fuerte de los que vayamos a estar aquí para empezar a trabajar.

El ascenso estuvo cerca, ¿qué cree que faltó para conseguirlo?

Son detalles. Te paras a pensar en puntos o momentos de la temporada en los que se nos escaparon los partidos en casa, y eso es clave. Luego en La Coruña teníamos el partido controlado y también por algunos detalles se escapó el partido y nos puso la eliminatoria complicada.

¿Cómo ve la competición para la próxima temporada? ¿Ha analizado ya cuáles pueden ser los favoritos al ascenso, además de los tres que bajaron?

Yo he estado varios años en Segunda y cada temporada se escucha eso de que es el año más difícil en la categoría, en la que hay más equipos históricos... Siempre es lo mismo. Es una Liga que no te perdona, que tienes que estar once meses al cien por cien para conseguir lo que todos queremos.

Ninguno de los tres que bajaron lograron subir, pero estos siempre tienen más dinero que el resto...

Puede ser una ventaja si te sale bien y aciertas. A veces con menos dinero piensas más, buscar y aciertas. Yo subí con el Alavés, que no estaba hecho para eso, y luego con equipos como el Betis, que acertó con delanteros como Rubén Castro y Jorge Molina.

La pretemporada no tiene ningún pero, ¿no?

Es fenomenal. Tenemos todo lo necesario para trabajar a gusto y no nos podemos quejar de nada.

Aunque por el trabajo físico es muy fuerte, el balón es el gran protagonista...

Cada entrenador tiene su manera de trabajar. El año pasado no estuve, mientras que en esta caso está siendo con balón las mañanas y por las tardes, zapatillas...

¿Cómo le fueron las vacaciones?

He estado fuera con mi pareja y también por Málaga, intentando quitarme en ese tiempo esas molestias y comenzar fuerte.

¿Tiene alguna afición extrafutbolística que practique?

Desconectar, viajar, la playa... El cine, mejor en el invierno.

Temas

Fútbol