El Reus puede presentarse el domingo en La Rosaleda con sólo diez profesionales

La plantilla del Reus se ejercitó ayer por la tarde, en su regreso de las vacaciones, en un anexo al Municipal./Club de Fútbol Reus Deportiu
La plantilla del Reus se ejercitó ayer por la tarde, en su regreso de las vacaciones, en un anexo al Municipal. / Club de Fútbol Reus Deportiu

Olmo y Querol estudian no viajar a Málaga, dado que el martes también se pueden desvincular del equipo catalán por un procedimiento abreviado

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

A tres días de la cita crecen las opciones de que el Málaga-Reus (domingo, a las 20.00 horas, en LaLiga 1|2|3 TV) se celebre finalmente, pero otro asunto es determinar en qué condiciones competirá el cuadro visitante. El conjunto catalán podría acudir con sólo diez profesionales en la convocatoria, toda vez que se quedó con solamente doce antes del parón navideño y, a su vez, otros dos jugadores (el capitán Olmo y el atacante David Querol) pueden desvincularse de la entidad el martes por un procedimiento abreviado, lo que hace pensar que no viajarán a Málaga.

En un ambiente tenso, con un vestuario más pendiente de los vericuetos legales para definir su futuro en los términos más favorables que de competir en Segunda, el Reus volvió a los entrenamientos ayer por la tarde, cuando la vuelta tras el parón navideño estaba prevista inicialmente para el sábado pasado, con 23 futbolistas, pero de ellos un grupo importante de elementos del filial (que ocupa un puesto destacado en su grupo de Tercera) para nutrir el grupo de catorce profesionales, de los que dos tampoco pueden competir en La Rosaleda: Yoda, sin ficha tramitada, pese estar al corriente de pagos, y Cuenca, no inscrito. De los doce restantes cabe restar a Olmo y Querol, y quedarían estos diez: Pol (portero y ex del Malagueño), Bastos (lateral derecho), Catena (central), Borja Herrera (lateral izquierdo), Gustavo Ledes, Mario Ortiz, Juan Domínguez (medios centro), Carbonell, Ricardo Vaz (extremos) y Linares (delantero centro).

Siete en el campo

Hay que recordar que si se diera una hipotética convocatoria con diez profesionales y ocho canteranos (entre ellos el extremo exjugador del MalagueñoAlfred Planas) se plantea el problema importante de que al menos debe haber siempre en el campo siete jugadores con ficha del primer equipo.En caso de no coincidir se daría el partido por perdido al Reus por 3-0.Esto limita el margen de maniobra para hacer las sustituciones del choque para el técnico, un Xavi Bartolo que no ha cobrado desde agosto, que viene ejerciendo casi de portavoz del club y que en un ejercicio de profesionalidad traslada mensajes optimistas.

El rival volvió ayer al trabajo tras el parón, y dos de los desvinculados expresaron su malestar

Como el de Borja Herrera, que trasladó desde su perfil de Twitter sus «ganas de que vuelva a rodar el balón». Muy distinto al emotivo comunicado emitido por Fran Carbia, uno de los cinco jugadores que se desvincularon en diciembre. En una larga nota comentó: «Llegué a un club familiar y sobre todo unido, pero esta última temporada se ha ido ensuciando todo y ha dejado de ser ese club en el que empecé muy ilusionado. Estos últimos meses posiblemente han sido los peores como jugador del Reus. Psicológicamente he acabado desgastado y no encontraba esa felicidad llamada fútbol. Me cuesta mucho redactar estas líneas ya que pensaba que nunca llegaría este momento. Llegué al Reus como un niño y me voy siendo un hombre».

También se despidió el meta Edgar Badía:«Me voy triste porque no sé qué pasará en los próximos días y mi único deseo es que todo acabe bien. Nadie merece una situación personal como la que hemos vivido». Hay que recordar que el Reus, tras una pésima gestión económica desde su ascenso a Segunda en el verano de 2016, debe 5,2 millones y a principios de diciembre pagó a once jugadores tres meses de atrasos, lo que impidió la retirada del equipo. Ahora sobrevive con doce fichas profesionales, que podrían reducirse a diez el martes.

Algunas peñas malaguistas se quieren solidarizar con la delicada situación del rival el domingo. La iniciativa, que partió de la Peña Benamiel, fue secundada por la Grada de Animación y consistiría en un aplauso a los jugadores del Reus, que también podrían escenificar su descontento en el campo con un plante momentáneo como el que ya mostraron ante el Alcorcón.

En cuanto al Málaga, el equipo celebró ayer su primera sesión de trabajo del año de nuevo con Luis Hernández a buen tono con el grupo. Munir, que hizo un trabajo más suave el lunes, también se ejercitó sin problemas. Mula y Koné aún se entrenan al margen.

 

Fotos

Vídeos