La revolución que dio resultado en el Málaga

Keidi fue titular ayer y disputó el partido completo. /Agencia Lof
Keidi fue titular ayer y disputó el partido completo. / Agencia Lof

Muñiz sentó en el banquillo a Adrián, Juanpi, Dani Pacheco y Harper y cambió el sistema, y el equipo volvió a la senda exitosa

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Poco acostumbrado a golpes de timón tan claros a la hora de elegir la alineación, la revolución de Muñiz ayer pudo dejar sorprendido a más de uno, aunque el contexto en el que llegaron los cambios de alguna manera los justificaba. El Málaga acababa de completar su peor actuación de la temporada, un 0-3 ante el Reus, que a su vez sucedió a otra actuación muy discreta del equipo, el 0-0 en Oviedo. Determinados jugadores importantes pasan por una baja forma, y podía ser el momento de tomar decisiones más drásticas.

Así lo interpretó Muñiz, que sentó en el banquillo a cuatro 'intocables': Adrián, Juanpi,Dani Pacheco y Harper. Además, cambió el sistema de juego. Después de su apuesta durante casi toda la temporada por dos puntas claros (salvo las dos primeras jornadas y en Almendralejo), ayer optó por un 4-1-4-1, con Blanco muy solo en su labor atacante. Lacen ejerció como 'pivote', escoltado por Keidi y N'Diaye, que a la postre tuvieron muy poca vocación ofensiva. La idea era ejercer un cortocircuito en la circulación de balón de un Zaragoza que, con Víctor Fernández, se basa mucha en las asociaciones y en el juego combinativo en la zona de tres cuartos.

Dado que había varias bajas por lesión (Ontiveros, Koné y las de larga duración de Mula y Juan Carlos) y que Luis Hernández ySeleznov aún no tenían ritmo para competir, la revolución de Muñiz supuso incluir a Hugo como titular en la banda derecha, con Renato en la izquierda. Además, Keidi por primera vez salía de titular.

Y la revolución triunfó, aunque otro análisis distinto es el de determinar si la victoria fue gracias a las modificaciones en el once. Porque lo cierto es que al Málaga no le aseguró un blindaje absoluto tener tres medios centro con mucha capacidad de trabajo. Pombo trató de filtrar muchos pases entre líneas, y Soro tocó de tacón para dejar solo a Marc Gual en la mejor ocasión local. Afortunadamente para el Málaga Munir estuvo sensacional y el Zaragoza mostró muy poca calidad en la definición.

Además, Muñiz volvió a hacer dos cambios en el descanso, como ante el Reus. Entonces sacrificó a los jugadores de banda (Juanpi y Dani Pacheco) y ayer a uno de ellos (un cansado Hugo) y a Lacen, amonestado. Con Juanpi y Adrián lo que buscaba era un mayor control de balón para sufrir menos. Pero otra vez una cosa es el objetivo de los cambios, y otra distinta, el efecto real de ellos.

Cuatro apercibidos de sanción tras la amarilla a Pau Torres

El central malaguista Pau Torres, el único que ha jugado todos los minutos ligueros en el equipo, vio ayer la cuarta amarilla y se suma al grupo de jugadores apercibidos de sanción en la plantilla: Diego González, Harper y Blanco. Se da el caso de que los que están amenazados son los dos dos centrales titulares y los que hasta ayer eran los dos delanteros habituales. No obstante, Luis Hernández podría reaparecer ya en la próxima cita, en casa ante el Lugo (el sábado, a las 20.30).