Rosales comunica al Málaga su deseo de dejar el equipo este verano

Rosales, con un aparatoso vendaje en su pierna izquierda, en el amistoso del sábado en Antequera./Antonio J. Guerrero
Rosales, con un aparatoso vendaje en su pierna izquierda, en el amistoso del sábado en Antequera. / Antonio J. Guerrero

El lateral pidió desvincularse para buscar una salida, pero el club trata de conseguir una suma lo más significativa posible

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Roberto Rosales ha comunicado al club su deseo de salir del Málaga. Su nombre sonaba a priori entre los futbolistas con una mejor cotización entre los componentes de la plantilla del descenso, pero a la postre no se ha recibido por él una oferta jugosa que convenza a la entidad de La Rosaleda, que de momento no concede facilidades al venezolano, que ha visto como su ficha se ha reducido a la mitad con el descenso de categoría, como sucede con la gran mayoría de compañeros en el equipo.

El futbolista presiona para que el Málaga le dé la carta de libertad y pueda buscarse un acomodo con el asesoramiento de su nuevo agente, que no es otro que el padre de Juan Mata –del mismo nombre–, tras el fallecimiento del que fue su anterior representante, Claudio Barrios.Sin embargo, el club trata de obtener un beneficio con su salida.

El Málaga tiene perfilado una pareja con Rosales y el canterano Iván –que subiría del filial y que ya debutó al final de la pasada campaña con el primer equipo en la Liga–, porque Cifu figura entre los transferibles. Sin embargo, no se descartan novedades respecto al venezolano, aún a once días para el debut liguero y con algo más de veinte días de vigencia del plazo para que se cierre el mercado de fichajes.

En la planificación actual se cuenta con él y con Iván en la plaza de lateral derecho

Rosales puede presumir ya de 136 partidos en Primera en nuestra Liga, además de los 114 jugados en Holanda (Twente) y 63 en Bélgica (Gent), pero se ve penalizado por su discreta temporada anterior, que incluso le valió ganarse el desprecio de la afición en sus últimas citas en La Rosaleda.

Con la llegada de Caminero a la dirección deportiva y su vinculación con el representante Manuel García Quilón, se especuló también con la posible llegada del veterano Jesús Gámez en la misma demarcación, ya que también figura en la cartera de este agente. A sus 33 años y tras acabar contrato en el Newcastle, el fuengiroleño sigue sin equipo.

Un verano difícil

La situación de Rosales no es novedosa en el que está siendo un verano muy complicado en la planificación deportiva. El descenso a Segunda División ha dejado un tanto desubicados a una serie de futbolistas habituados a actuar en la élite o con una proyección que les hacía pensar en que no habría dificultades para salir con ofertas jugosas.

En este sentido, el Málaga no ha podido dar salida a Luis Hernández, con una de las fichas más altas, pero hay otros casos que tampoco se adaptan a las exigencias del club de destino. Así, el Rayo de Majadahonda se ha interesado por Lacen, pero el nivel salarial que se le ofrece en el recién ascendido a Segunda apenas supera los 100.000 euros, sensiblemente por debajo del actual en el cuadro blanquiazul.

Otro futbolista que negocia su salida es En-Nesyri, pero el Leganés no está dispuesto a pasar de un tope de seis millones de euros, algo más de la mitad de la cláusula de rescisión del internacional marroquí (que ya se redujo de veinte a diez al bajar a Segunda). En cualquier caso, las salidas son indispensables para cerrar otras incorporaciones a las seis ya producidas, como la cesión del medio centro senegalés N'Diaye (Villarreal), con unos emolumentos muy altos, o la llegada del delantero argentino Blanco (del Shakhtar Donetsk ucraniano).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos