Rosales y Juanpi, la llave en la recta final del mercado veraniego para el Málaga

Rosales y Juanpi conversan durante el primer entrenamiento de la temporada./Francis Silva
Rosales y Juanpi conversan durante el primer entrenamiento de la temporada. / Francis Silva

Sus salidas permitirían optar en los últimos días a jugadores interesantes; en caso contrario, habría que recurrir a otros de un perfil más bajo

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El mercado veraniego entra en su recta final, once días frenéticos porque demasiados clubes de Primera y Segunda División necesitan completar sus plantillas. El Málaga, por mucho que diga en público su entrenador, también afronta esta fase con diversas cuestiones. El objetivo es rematar la faena con últimas piezas que eleven el nivel de competitividad, pero el verdadero reto es encontrar salida a aquellos jugadores descartados o que quieren marcharse. Y ambos caminos convergen en dos nombres: Rosales y Juanpi.

Hoy por hoy, la salida de los dos jugadores venezolanos supone la llave de la planificación. De antemano conviene recalcar que ninguno está por la labor de continuar en el Málaga, sobre todo el lateral derecho. Muñiz tuvo que cortar por lo sano y decidió apartarlo de la disciplina del grupo por su falta de actitud. Los dirigentes del club, que estaban al tanto de la situación –el adjunto al director deportivo, Juan Rodríguez, estuvo concentrado en Estepona con la plantilla–, respaldaron la postura del entrenador.

Rosales ha tensado la cuerda porque es consciente de que puede tener salida en el mercado. Considera que la pasada temporada fue el único de los capitanes que dio la cara hasta el final (Recio y Torres sufrieron problemas físicos) y no ha aceptado que su ficha se haya reducido un 50 por ciento. El supuesto interés de otros equipos, que todavía no ha cristalizado en ofertas serias al Málaga, ha animado al '18' malaguista a mostrarse poco implicado durante la pretemporada. De momento han salido a la palestra los nombres del Betis y el Getafe.

Sentencia de los aficionados

Juanpi es un caso distinto. Durante la fase de preparación ha disputado algunos encuentros, con poco éxito, y en los últimos compromisos no ha podido participar al sentir molestias. Después de dos años con escaso protagonismo, el '10' también tiene asumido que su futuro debe estar fuera de Málaga. El aficionado ya dictó sentencia varias veces la pasada temporada, primero al pitarlo en determinadas actuaciones (como ocurrió la campaña anterior)y después al dedicarle cánticos en los que se ponía en tela de juicio su profesionalidad. El jugador argumenta que no ha terminado de encontrar el sitio después de sus problemas de pubis, pero el balance es elocuente: en cuatro años en el primer equipo (los dos con Javi Gracia y los dos posteriores, con Juande Ramos y Míchel como entrenadores de salida) apenas ha brillado en cinco o seis encuentros.

Al Málaga le interesa más la salida de Juanpi que la de Rosales. En primer lugar, por una cuestión puramente económica (la ficha del medio punta es la más alta de la plantilla, porque además se ha mantenido intacta pese al descenso), pero también por cuestiones deportivas. Se incide en que el lateral es más 'recuperable' por la sencilla razón de que si estuviera a su nivel sería el indiscutible '2' del equipo y uno de los mejores de la categoría en su posición.

Rosales tiene más salida, pero el mercado de Juanpi es muy reducido por su ficha y su falta de regularidad

Pero, ¿cómo está la situación de ambos en estos momentos? En el caso de Juanpi, nada más concluir la Liga, el agente actual de los dos venezolanos, Juan Mara, hizo un intento para aprovechar la enorme debilidad del club, sin margen de maniobra en el aspecto económico (tenía el tope salarial más que superado y el panorama era poco halagüeño por las 'amortizaciones' de los fichajes anteriores). Su objetivo fue llevarse al futbolista gratis para que en La Rosaleda se ahorraran la ficha. La negativa de los dirigentes malaguistas fue tajante.

Casos opuestos

Hoy por hoy, Rosales tiene mucha más fácil salida por todo: por su ficha, porque es un futbolista que ha ofrecido buen nivel en el Málaga (salvo la pasada temporada) y que tiene continuidad en su puesto, y porque en el mercado tiene buen cartel. Juanpi es el caso opuesto: sus emolumentos son desorbitados, no ha tenido regularidad las dos últimas temporada y además se ve perjudicado por el 'boca a boca'.

En LaLiga están al tanto del escenario actual del club, con poco margen de maniobra hasta que haya salidas

El Málaga está pendiente de la situación de ambos –también de Torres, aunque este en un segundo plano– porque en la actualidad vuelve a tener poco margen de maniobra. Yasí lo saben en LaLiga, puesto que sus dirigentes estuvieron reunidos la semana pasada en Madrid con el abogado Joaquín Jofre para abordar, entre otras cuestiones, el escenario económico del club (en particular, el tope salarial y las 'amortizaciones').

El panorama es sencillo de explicar. Hoy el Málaga podría apuntalar su plantilla con futbolistas 'modestos', pero no con piezas más interesantes. Por eso Rosales y Juanpi tienen la llave de la planificación en la recta final del mercado. Ypor eso también el club está a la espera de poder acceder a descartes de Primera que serían muy válidos para el proyecto en Segunda. Tal vez haya que esperar unos días para ciertos movimientos... pero siempre sujetos a que se produzcan determinadas salidas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos