Un líder imparable y arrollador

Los jugadores del Málaga celebran el primer tanto, logrado por Adrián. / Salvador Salas

Golea a un débil Córdoba en una nueva exhibición de eficacia en su estadio y sigue con el pleno de victorias tras las cinco primeras jornadas de Liga en Segunda

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

Imparable, rotundo, eficaz y arrollador. Nueva exhibición del Málaga, aunque en este caso fue demoledor tanto en defensa como en ataque, ofreciendo un gran espectáculo a su afición, que disfrutó más que nunca, para hacerse con un claro triunfo, que es el quinto de otros tantos encuentros ligueros. La trayectoria del equipo sigue siendo impecable, creciendo y elevando su confianza cada semana, manteniendo el pleno de puntos, en este claro un pleno al quince.

3 Málaga

Munir; Cifu, Luis Hernández, Pau Torres, Ricca; Hicham (Juan Carlos, m.41), N'Diaye, Adrián, Ontiveros (Pacheco, m.88); Gustavo Blanco y Harper (Koné, m.80).

0 Córdoba

Carlos Abad; Loureiro, Quintanilla, Valentín (Aythami, m.21), Javi Galán; Blati Touré, Vallejo, Aguado, Alfaro (De las Cuevas, m.80); Jovanovic (Expósito, m. 58) y Andrés Martín.

goles
1-0, M.15: Adrián. 2-0, M.39: Hicham. 3-0, M.72: Ricca.
árbitro
Santiago Varón Aceitón (Colegio Balear). Mostró tarjeta amarilla a los malaguistas Cifu (m.20), Adrián (m.30), Ontiveros (m.47) y Pau Torres (m.62) y a los cordobesistas Blati Touré (m.26) y Quintanilla (m.53).
incidencias
Partido correspondiente a la quinta jornada de LaLiga 1/2/3 diputado en el estadio de La Rosaleda ante 19.047 espectadores.

Superó con claridad a un débil Córdoba que no dispuso de oportunidades y que se acercó poco a la meta local. Los triunfos por la mínima del cuadro blanquiazul pasaron en esta ocasión a mejor vida para darse un festín también en ataque. Adrián, que completó un partido redondo; Hicham, que se machacó antes de caer lesionado, y Ricca, un capitán que está siendo muy eficaz, fueron los autores de los tantos de la primera goleada del Málaga tras su descenso.

Este quinto triunfo reafirma al Málaga en el liderato y le permite mantener cada día más abierta la puerta de su objetivo, que es subir lo antes posible a Primera. Pese a que el campeonato acaba de empezar, el equipo blanquiazul está demostrando su jerarquía, descubriendo nuevos valores, incorporando a jugadores de gran nivel y agradando cada día más a una afición que sigue ayudando cada semana.

Muñiz hizo algunos retoques en el once para cubrir las ausencias de su equipo de gala. Regresaron los internacionales N'Diaye y Munir, ya que la competición de Segunda no se detiene cuando se producen los parones de Primera. Volvió al banquillo, pero no al once inicial, Pacheco (salió unos minutos al final), lo que obligó al técnico a realizar alguna variación más. Ya ocupó Ontiveros la plaza de Renato en jornadas atrás, mientras que la mayor sorpresa estuvo centrada en la presencia del joven Hicham en el extremo . Y se mantuvo Harper en la alineación titular, el segundo filial del equipo, gracias al gran nivel que está ofreciendo.

Consistencia desde el inicio

La consistencia del Málaga era evidente una vez más desde el primer instante. El trabajo constante de los jugadores más adelantados, unido a la eficacia de los futbolistas de un corte algo más defensivo permitían al equipo blanquiazul controlar el partido y disponer de opciones ante un Córdoba que a veces dominaba en la posesión, pero sin inquietar excesivamente el área malaguista.

El trabajo era otra vez impecable, con un Ontiveros que protagonizó de inmediato una excelente acción individual que finalizó estrellando el balón en un poste. Pero apenas habría que esperar un cuarto de hora para que, en una jugada ensayada, Luis Hernández, impecable en su puesto, sacara de banda para que cabeceara Blanco en Primera instancia y Adrián en segunda para conseguir el primer tanto. Era el primer paso para lograr el quinto victoria.

Pese a que el Córdoba nunca bajó los brazos, el Málaga fue a más con el paso de los minutos, dominando, controlando y profundizando con peligro. Sólo había que esperar. Blanco tuvo un gran protagonismo con dos oportunidades más y disponiendo de una constante participación en el partido, como en una espectacular acción de N'Diaye que estuvo a punto de suponer el segundo tanto.

Al borde del descanso llegó ya el segundo, algo que merecía el equipo blanquiazul desde hacía muchos minutos: fantástica jugada de Harper, que se deshizo con gran esfuerzo y calidad de dos contrarios para centrar y que Blanco rematara en primera instancia y el joven Hicham lo hiciera después para conseguir su primer tanto y el segundo del Málaga en este partido. El marroquí se marchó inmediatamente después lesionado, por un problema muscular.

Opinión

En una reanudación propicia para el disfrute del público, el Málaga, pese a la ventaja, mantuvo siempre su orden y nunca se olvidó del ataque ante un rival que intentaba dominar el juego para aproximarse a la meta de Munir, pero sin gran éxito. De hecho, Blanco tuvo otra ocasión magnífica y las aproximaciones malaguistas eran siempre peligrosas, con una afición completamente entregada a su equipo y divirtiéndose más que nunca.

Y el tercero para la goleada estaba a la vuelta de la esquina: jugada a balón parado para que se aprovechara Ricca, que remató cuando el balón quedaba ya suelto. La solvencia malaguista comenzaba a quedar de manifiesto también con un resultado amplio, algo que no había conseguido hasta ahora. Y pudieron llegar más, pero todo quedó ya ahí. Ahora el Málaga tendrá que visitar a otro 'gallito', el también descendido Las Palmas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos