¿A Santander sin ningún delantero especialista?

Hugo, en el duelo ante el Mallorca. /Josele
Hugo, en el duelo ante el Mallorca. / Josele

Sin poder inscribir a Okazaki y sin contar con Santos, Víctor está probando con Hugo y con Dani Pacheco en esa demarcación

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Con la marcha de Blanco y Harper y pese al regreso de Santos, la delantera era a priori una de las líneas más desabastecidas en la plantilla malaguista antes del comienzo de la pretemporada. Sin embargo, el problema se ha agravado al término de la misma y a cinco días del debut liguero. Se podría dar el caso de que el equipo viajara a Santander sin un delantero puro en la convocatoria.

El club se reforzó con Okazaki, pero va a resultar muy difícil que lo consiga inscribir antes del sábado, ya que en los últimos días apenas se ha avanzado con las exigencias del control económico de la Liga (sólo se ha producido la cesión de Cecchini y la rescisión de Seleznov). El otro punta es Santos, con el que el técnico no ha contado en los dos últimos amistosos de preparación sin que se encuentre lesionado. El uruguayo no encaja en el proyecto y podría salir sin dejar dinero si encuentra una oferta de un club de Primera, como sucede con Jony y Ricca.

Así las cosas, no es raro que Víctor haya probado como sistema perenne el 4-4-1-1, con Adrián de enlace y con Hugo o Dani Pacheco junto a él. Esto último es lo que se vio en la primera parte del amistoso del sábado, mientras que el extremo canterano se ha movido más veces en punta que por la banda a lo largo de este verano.

Condicionantes

Entre todos los condicionantes que se le van a dar al técnico cara al rompecabezas de Santander el del ataque parece el más importante. Lógicamente, si no estuviera Okazaki, apenas le van a quedar especialistas al equipo para el banquillo. Podría darse una relación de expedicionarios atípica, con un mayor número de porteros (el técnico siempre es partidario de viajar con tres) que de arietes. En el peor de los casos, quedará el recurso de situar arriba a jugadores rápidos, como Hicham o a Iván Jaime de segundo atacante, con Adrián de 'nueve', pero siempre serían remiendos a un plan más razonable.

Es también sintomático que Víctor no haya recurrido hasta ahora a ningún 'nueve' de las categorías inferiores, cuando no le ha temblado el pulso con futbolistas que competían en juveniles la pasada campaña, como Gonzalo, Ramón o Cristo, en otras demarcaciones.