SEGURO Y FIRME

MARTÍN NAVARRETE

Fue una actuación la del colegiado vasco Gorostegui Fernández-Ortega en la que mostró una enorme seguridad y mucha firmeza en todas sus decisiones, con independencia de algunos errores aislados, que los tuvo, pero que no tuvieron influencia en el devenir del partido. Otro árbitro de los llamados a estar muy pronto, de seguir la línea mostrada, en Primera. Señaló penalti en la acción del minuto 57 del partido, en la que Pau Torres derribó a Zozulya con su pie izquierdo. Acierto pleno del vasco, que con toda firmeza indicó el punto fatídico.

Su mejor condición me pareció que fue la seguridad que mostró pese a sus errores, que como en todos los partidos se producen. Lo destacable es que estos no parezcan fruto de la inseguridad en sus decisiones posteriores, elemento muy importante cara a demostrar que no se amilanará ante la dificultad. Eso es una cuestión que transmite confianza a los equipos. En el terreno disciplinario cumplió sobradamente amonestando a Caro por un derribo sobre Pacheco, y a los malaguistas Ontiveros, Ricca, Adrián y Harper. Todas ellas fueron merecidas.

El control de la ventaja quizás fue el lunar más destacable en el aspecto negativo de su trabajo. La ventaja que se le escapó señalando falta sobre el malaguista Juanpi fue un error que debe mejorar, y es que deslució de manera clara la labor arbitral. Otro aspecto que también debería trabajar para mejorar son los forcejeos. Estos en fútbol son habituales y reglamentarios, salvo que uno de los que forcejean hagan falta, pero ayer para Gorostegui dio la impresión de que el infractor era siempre aquel que tuviese mayor envergadura o poderío físico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos