Seleznov, dos meses y medio sin dar una sola alegría

Seleznov, tras una remate fallido el sábado en Granada.. /RAMÓN L. PÉREZ
Seleznov, tras una remate fallido el sábado en Granada.. / RAMÓN L. PÉREZ

El delantero centro ucraniano, que llegó muy bajo de ritmo y con sobrepeso, ha sido hasta el momento un fiasco

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Cuando compareció por primera vez en La Rosaleda, frente al Lugo, su aspecto parecía más propio de un pivote de balonmano, ese jugador que se mueve en la línea de seis metros y cuya fortaleza física es vital para cualquier equipo. Pero Seleznov es futbolista y su campo de acción es obligatoriamente más amplio. Sin ritmo y con sobrepeso, el delantero ucraniano sembró dudas desde el principio y después de dos meses y medio no ha dado una sola alegría al Málaga. Hasta el momento su incorporación ha sido un fiasco.

La pregunta es unánime entre los aficionados: ¿cómo pudo fichar el Málaga a un jugador tan bajo de forma? Sobre todo, cuando ya existía el precedente de Success el año pasado. En el seno del club explican que las opciones para reforzar la delantera eran muy pocas y que Seleznov «entraba en precio». Es evidente que llegó recomendado por el entrenador, Juan Ramón Muñiz, que coincidió con él en el Dnipro, aunque el asturiano sólo lo hizo cuando comprobó las dificultades del mercado y avisó del estado de forma en el que podía encontrarse por su inactividad en el Akhisarspor turco. La dirección deportiva incluso pidió informes y vio algunas de sus actuaciones más recientes. Finalmente se dio el visto bueno por tres razones: las referidas complicaciones del mercado, las enormes dudas sobre la recuperación de Koné y el temor a que Blanco acusara en el último tercio del campeonato el desgaste físico y sufriera alguna lesión muscular importante.

En el club insisten en confiar en su aportación en el tramo final, pero el 'nueve' sigue inédito pese a haber jugado el 65 % de los minutos junto a Blanco

Seleznov, consciente de su deficiente estado físico y de lo que se juega –el Málaga tiene una cláusula obligatoria para contratarlo en caso de ascenso a Primera–, apretó desde el primer día. Tanto que por su cuenta comenzó a entrenarse también por la tarde. En cuanto tuvieron constancia de ello en el club, no tardaron en frenarlo. Se optó por una plan de preparación muy específico, con un estricto control de todos los ejercicios. Es decir, una pretemporada en toda regla.

Poco a poco, más minutos

Paulatinamente Seleznov, que siempre ha sido muy corpulento, comenzó a bajar de peso. Pero, ¿y el ritmo? Muñiz le dio minutos desde el primer partido en que estuvo disponible (23 ante el Lugo, 7 frente al Tenerife, 16 contra el Almería y 10 ante Las Palmas) y de golpe se encontró con que debía utilizarlo como titular en Majadahonda por la baja obligada de Blanco. Aquel día el ucraniano volvió a estar lento, pero al menos se dejó ver con un remate en un gol anulado. De antemano se sabía que durante su trayectoria su principal virtud ha sido la finalización.

No obstante, las semanas y los partidos han pasado y Seleznov sigue sin dar una sola alegría al malaguismo. Poco a poco Muñiz le ha concedido más minutos e incluso, según ha podido saber este periódico, la titularidad en Soria obedeció tanto a que Blanco estaba algo sobrecargado como a la necesidad de apostar por el ucraniano para que coja ritmo. Internamente se insiste en la convicción de que el 'nueve' llegado en enero aportará goles en la recta final...

El balance de Seleznov es de once partidos jugados (dos como titular), 319 minutos y ningún gol. Pero sí es llamativo que en cuatro de sus últimas cinco actuaciones ya ha dispuesto como mínimo de 36 minutos. También en esta serie de encuentros se ha acentuado la apuesta de Muñiz de contar con él y con Blanco a la vez (de hecho, así ha sucedido en el 65 por ciento de los minutos del ucraniano). Sin embargo, de momento jugar con dos puntas no le ha dado réditos al Málaga porque el 'refuerzo' invernal aún no ha estrenado su casillero goleador y el argentino puso fin a su sequía de cinco meses ante el Sporting, pero en una acción originada por un saque de banda de Luis Hernández.