Un técnico con una trayectoria por afianzar

Como primer entrenador, Víctor sólo ha completado la temporada 2015-16, con la permanencia del Deportivo en la élite

Un técnico con una trayectoria por afianzar
Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Ironías del destino, el Málaga se ha fijado en un entrenador que comenzó su periplo en los banquillos de la mano de uno de los últimos inquilinos del mismo en el club de La Rosaleda, Míchel. Hay más que una trayectoria paralela entre ambos, porque Víctor Sánchez del Amo (Madrid, 1976) también fue un jugador de banda derecha y de técnica más que exquisita, prodigiosa. Un extremo de notables centros al área y con gol, aunque como representante de una generación más moderna también tuvo que habituarse a explotar otras demarcaciones, más adelantado o en la otra banda.

Víctor se crió en Getafe, de donde es su mujer también, a la que conoció en su etapa en el instituto. Su progresión como futbolista fue toda ella en paralelo a Iván Pérez, hermano de Alfonso, que vivían en la misma calle de Getafe y al que conoce desde los 8 años. Su progresión desde el Uralita (de la empresa de su padre) hasta las inferiores del Real Madrid (entró a los 11) tuvo entre medias su proclamación como campeón de España de fútbol-sala con el Deportes Alfonso, también de Getafe.

Fue Arsenio el que hizo debutar a Víctor en el primer equipo blanco, aunque luego su gran valedor fuese Capello, y conquistó una Liga (1996-97) y una Champions allí (la de la 1997-98), antes de irse, previo paso por el Racing, al Deportivo, con el que también fue campeón liguero (1999-2000) y estuvo en unas semifinales de la Champions (2002-03). Precisamente de blanquiazul y en una previa de la máxima competición continental, ante un rival irlandés, llegó el que el madrileño recuerda como mejor tanto de una fructífera carrera, que le permitió ser también ocho veces internacional absoluto. Debutó en un amistoso ante Alemania a las órdenes de Camacho, pero no estuvo en fases finales de grandes torneos. Los últimos coletazos de la etapa de jugador de Víctor fueron en el Panathinaikos y el Elche, ya en Segunda, donde curiosamente debutó ante el Málaga y jugó sólo 16 de las 42 jornadas de la campaña 2007-08.

Su periodo como técnico tiene dos claras etapas. Junto a Míchel (ahora tendrá que dirigir a su hijo, Adrián) estuvo aprendiendo en el Getafe, Sevilla y Olympiacos (con una gran participación en la Champions), y empezó en solitario en el Deportivo al final de la campaña 2014-15, como sustituto a la desesperada de Víctor Fernández. Casi como ahora. Quedaban ocho jornadas en Primera, y sumó una victorias, cinco empates y dos derrotas, suficiente para salvarse.

Víctor trata de escaparse del malagueño Juan Rodríguez durante un partido entre el Deportivo y el Málaga. Abajo, segundo por la izquierda en la fila de abajo, en un encuentro con los veteranos del Real Madrid. En la tercera se hace una foto con unos aficionados. / EFE

La liga 2015-16 ha sido hasta ahora la única que ha completado de principio a fin al frente de un equipo. No obstante, no fue un año sencillo en el Deportivo, marcado por dos circunstancias: por un lado su mala relación con pesos pesados del vestuario, en especial con el otras tantas veces conflictivo Luisinho y con Lopo y, en segundo lugar, por el alto número de empates, 18, casi la mitad de encuentros, un récord de la Liga que ahora puede superar el Valencia (lleva 16 a falta de seis jornadas) y que fue un lastre ante el sistema de puntuación, que premia el triple los triunfos.

Víctor consideró que no se valoró lo suficiente que su equipo perdiera tan pocos partidos. Además, su equipo se salvó, pero en mayo se anunció que no iba a seguir en el banquillo del Deportivo y fichó por el Olympiacos, en el que fue pronto destituido al no pasar una criba en las eliminatorias previas de la Champions. Se fue al Betis, con un pobre comienzo con Poyet. A dos jornadas del final fue destituido, por el pobre balance del equipo (lo dirigió en 25 encuentros, con siete victorias, cinco igualadas y trece derrotas), pero una vez más con la permanencia como sostén. Tras un tiempo parado, su regreso a los banquillos llega justo ahora, con el reto de subir a Primera al Málaga y en una categoría que casi le es desconocida como técnico y jugador.

Víctor, que fue comentarista en TVE, es un gran amante de los deportes Practicó tenis de pequeño y casi se dedica a él de forma seria. Es un fiel seguidor de Rafa Nadal, pero también del ciclismo y le encanta el golf. Apenas tiene tiempo para ver series, pero le van más las nacionales y cómicas (como 'Aquí no hay quien viva') y su película favorita es 'Braveheart'. El mayor de cuatro hermanos, su plato favorito es una ensalada de aguacates. Siempre ha tenido perros y la mayor renuncia que le supone el fútbol, que lo ha sido todo en su vida, es pasar menos tiempo con su familia.

SUS DATOS

Nombre completo: Víctor Sánchez del Amo.

Fecha y lugar de nacimiento: 23-2-1976, Madrid.

Altura: 1, 82 metros.

Demarcación como futbolista: Extremo derecho.

TRAYECTORIA COMO FUTBOLISTA

Clubes: Real Madrid (hasta 1998), Racing (1998-99), Deportivo (1999-2006), Panathinaikos (2006-07) y Elche, en Segunda (2007-08).

Partidos: 309 en Primera en España (49 goles), 48 en la Champions, 10 en la Copa de la UEFA, 17 en Segunda y 15 en la Copa.

Logros: Dos Ligas (1996-97 y 1999-2000), una Champions (1997-98), una Copa (2001-02) y tres Supercopas de España (1997-98, 2000-01 y 2002-03). Ocho veces internacional absoluto.

TRAYECTORIA COMO ENTRENADOR

Como segundo de Míchel: Getafe, Sevilla y Olympiacos.

Como primer entrenador: Deportivo (final de la 2014-15 y 2015-16), Olympiacos (comienzos de la 2016-17) y Betis (2016-17, con el torneo comenzado).