DE LA TORRE, EJEMPLO PARA SU MÁLAGA

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Tras el fiasco ante el Almería, Antonio Martín Navarrete se marchó del periódico con una frase ya habitual en él cuando el Málaga tropieza un viernes. «Ya no veo más fútbol en todo el fin de semana». Confieso que yo también estaba tan enfadado que me planteé, algo raro en mí, un ayuno de partidos el sábado y el domingo. Mi única ilusión estaba puesta en que la entrega de los Goya me compensara tanta frustración. Y lo hizo. Aún recuerdo aquella llamada (creo que desde Moscú) seis días antes del Málaga-Tenerife. «Oye, tío, tranquilízame, dime que ascendemos», me espetó nada más contestar al móvil. Antonio de la Torre no puede presumir de 13 Copas de Europa como alguno de sus buenos amigos, pero lo hace de haber visto a la 'generación perdida' del 6-2 al Madrid o las genialidades de Juanito vestido de blanquiazul y, por supuesto, de haber disfrutado con el Málaga en la Champions, que es algo que ni él ni yo pensamos que íbamos a vivir. Tiene, curiosamente, trece nominaciones al 'cabezón', un récord histórico que es motivo de reconocimiento permanente por parte de compañeros, críticos y presentadores de la gala. Él quizá sea el mejor ejemplo de lo que queremos para este nuestro Málaga: que no pierda la humildad (no ha cambiado un ápice desde que aquí en SUR daba sus primeros pasos y nos desternillábamos con sus imitaciones), que muestre ambición por crecer (ahí están sus personajes tan complicados, coronados por su impresionante capacidad para llenar la pantalla en 'Caníbal' o 'El reino') y que maneje todos los registros. Y, en definitiva, que haga que Málaga esté orgullosa de él, como ya ha conseguido este tipo tan normal que de periodista deportivo ha pasado a ser reconocido merecidamente como uno de los grandes 'animales escénicos' de este país.

P. D.: Ha sido una semana de efemérides de dos ilustres. El admirado Pepe Rivas, santo y seña del fútbol-base en esta su casa, cumplió años el viernes por partida doble: 82 de vida y 55 de ellos en SUR. Y los que le quedan... Por otro lado, el querido 'yayo', Joaquín Peiró, llegó el martes a los 83. Él, Carmen y toda la familia saben que aquí no lo olvidamos. ¡Ah! También tenemos durante una semana en el taller al 'viejo lobo' Paco Cañete. Tranquilos, que pronto estará dando guerra.