Pau Torres, el insustituible

Pau Torres da un pase ante Dumitru, en el choque en casa contra el Gimnástic./Ñito Salas
Pau Torres da un pase ante Dumitru, en el choque en casa contra el Gimnástic. / Ñito Salas

El central es uno de los seis jugadores de campo con todos los minutos jugados

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Pau Torres (Villarreal, 1997) necesitaba rodaje y a fe que lo está teniendo en su cesión en el Málaga. El joven central castellonense había debutado ya en el primer equipo del Villarreal en la máxima categoría la pasada campaña, aunque sólo participó en dos choques, por lo que la entidad, con buen criterio, optó por la posibilidad de que jugase con continuidad en un club con una exigencia deportiva algo más baja, en un 'grande' de Segunda. La apuesta por el Málaga ha salido redonda: a dos jornadas para el fin de la primera vuelta es uno de los seis futbolistas de campo que lo ha jugado todo, dato sorprendente si se valora que debutaba en la categoría.

En efecto, Pau Torres llegó al Málaga con sus 51 minutos de experiencia en Primera –se estrenó el 26 de noviembre de 2017, en el tramo final de una derrota ante el Sevilla (2-3) y habiendo sido convocado para quince encuentros, mientras que con el filial del Villarreal presentaba un mayor bagaje en el grupo III de Segunda B, con 25 choques de la temporada regular, además de los seis de la fase de ascenso a Segunda.

La intención de la dirección deportiva con Pau Torres era que creciera en compañía de Luis Hernández, un jugador mucho más curtido, en el eje de la zaga, y que luchara por la plaza de central zurdo con Diego González. Sin embargo, de salida no hubo competencia entre el castellonense (uno de los escasos canteranos del Villarreal nacido realmente en esta localidad) y el chiclanero. Y, a la postre, nadie ha desbancado al joven zaguero, que en principio emprenderá al final de temporada el camino de regreso al Villarreal, aunque un hipotético ascenso del cuadro de La Rosaleda podría ofrecer esperanzas de que siguiera de blanquiazul.

El perfil de Diego Llorente

El papel de Pau Torres ha recordado en cierta manera al jugado por Diego Llorente a su llegada al Málaga. El ya internacional, ahora en las filas de la Real Sociedad, respondía como el castellonense al perfil de central joven, con buen manejo del balón y con una facilidad para destacar más por la anticipación, la rapidez y la buena colocación que la agresividad o dureza a la hora de conducirse ante los delanteros rivales. Bien es cierto que al madrileño le costó mucho ganarse el respeto de la afición, porque acusó mucho el nerviosismo en sus primeros partidos, lo que le llevó a cometer errores importantes y a perder confianza. No ha sido el caso de Pau Torres, pero en una categoría inmediatamente inferior, en Segunda. Ahora bien, se le ha notado mucho más cómodo cuando ha podido jugar junto a Luis Hernández que con Diego González a su lado, como ha sucedido en las siete últimas jornadas ante la lesión del madrileño, que ya tiene el alta.

El castellonense, cedido por el Villarreal y que debutaba en Segunda, progresa al lado de Luis Hernández o Diego en el eje de la zaga

Pau Torres ya confesó a este periódico que sólo ha sido expulsado una vez en su carrera, y actualmente acumula tres amarillas, con lo que de momento el primer ciclo de amonestaciones no está a tiro. Como quiera que las lesiones le han respetado claramente, su reto de seguir sin perderse minutos podría prolongarse a medio plazo.

Una de las curiosidades en la progresión de Pau Torres es que su carrera iba dirigida a triunfar como medio centro defensivo, pero fue en su etapa de juvenil cuando un técnico le retrasó como central, ante las necesidades del equipo, y ya no se movió de ahí, donde explota su altura (1,91 metros) y recursos técnicos. Incluso, sin ser un especialista consumado, ya ha visto puerta, ante Osasuna (en la derrota en El Sadar por 2-1).

Hay sólo otros cinco jugadores de campo que han sido fijos en sus equipos y sin entrar en la rueda de sustituciones. Curiosamente, dos de ellos llegarán el domingo a La Rosaleda, en las filas del Reus.Es el caso de Catena, un espigado central que la pasada campaña ya jugó en tierras costasoleñas, en el Marbella (en Segunda B), y el medio centro Mario Ortiz. Los otros tres jugadores se distribuyen en sólo dos equipos más: el Alcorcón, con el central David Fernández y el 'pivote' Dorca, y Osasuna, con el zaguero Unai García.

En el caso de los porteros, un puesto de más confianza de los técnicos, suele resultar algo más sencillo jugar todos los minutos. Esta situación se da hasta ahora en ocho equipos de la categoría: Deportivo (Dani Giménez), Cádiz (Alberto Cifuentes), Granada (Rui Silva), Lugo (Juan Carlos), Numancia (Juan Carlos), Reus (Edgar Badía, que ya no mantendrá este registro, porque se ha desvinculado del equipo), Sporting de Gijón (Mariño) y Tenerife (Dani Hernández).

Los protagonistas

David Fernández. Alcorcón

Central que cumple su segunda campaña en el equipo procedente del Oviedo. Uno de los pilares de una de las revelaciones.

Dorca. Alcorcón

El medio centro catalán tiene una gran experiencia en la categoría, con cerca ya de 400 partidos, la mayoría en el Girona.

Unai García. Osasuna

El central canterano de Osasuna está ganando importancia en cada temporada que transcurre. Indiscutible para Arrasate.

Catena. Reus

La pasada campaña en el Marbella, ha sido fijo en su debut en Segunda en el cuadro catalán, y uno de los once profesionales a los que se le pagaron los atrasos.

Mario Ortiz. Reus

Medio centro trabajador y con buen manejo de balón, lo ha jugado todo y sigue en la plantilla.

Blanco también participó en todos los encuentros

En el Málaga sólo hay otro futbolista que haya participado en los diecinueve partidos de la competición liguera, el delantero Blanco, pero este no fue titular todavía en los dos primeros, tras haberse incorporado días atrás. De hecho, el segundo jugador con más minutos jugados, por detrás de los 1.710 de Pau Torres (el máximo posible) es Ricca, que sólo se perdió el choque en Gijón, al ser sancionado por acumulación de amonestaciones, y que totaliza 1.620 minutos. Tras Blanco (tercero en este capítulo, con 1.554) figura Adrián (1.455), y el quinto es Munir (1.440), ausente cada vez que fue convocado por la selección de Marruecos, y que de lo contrario hubiera igualado el registro de Pau Torres.

Temas

Fútbol