Tres jugadores pueden 'volar' gratis si el Málaga no asciende

Ricca es abrazado por Dani Pacheco tras un gol del uruguayo. /SALVADOR SALAS
Ricca es abrazado por Dani Pacheco tras un gol del uruguayo. / SALVADOR SALAS

Ricca y Santos, que costaron ocho millones, y Jony volverían a tener la opción de irse cedidos a coste cero y además el 1 de enero de 2020 quedarían libres

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El Málaga necesita ascender básicamente para poder subsistir, porque en caso de intento fallido los ingresos televisivos se desplomarían y, consiguientemente, menguaría el tope salarial asignado por LaLiga. Pero, en los casos de determinados jugadores, que el equipo compita en Primera o en Segunda puede facilitar su salida. En esta situación se encuentran Ricca, Santos y Jony, con el agravante de que pueden 'volar' porque les quedaría un solo año de contrato y podrían firmar por cualquier otro club desde el 1 de enero de 2020.

La historia es ya conocida por el aficionado porque esta misma temporada tanto Jony como Santos se han servido de esa vía de escape para no jugar en Segunda División. El primero no tardó en atender la llamada de Abelardo, su entrenador en la etapa en el Sporting, para incorporarse al Alavés. El segundo también fue muy claro desde el principio y les transmitió a los dirigentes la idea no ya de que no quería competir en la categoría de 'plata', sino incluso de volver al Málaga. Finalmente recaló en el Leganés.

La única excepción fue Ricca, que desoyó varias propuestas y expuso desde el primer día su deseo de seguir en el equipo blanquiazul como agradecimiento por la apuesta que había hecho por él en enero de 2016. Como premio, el nuevo entrenador, Juan Ramón Muñiz, lo nombró capitán. Y el uruguayo, por ejemplo, es la persona que lidera el corrillo en el vestuario para insuflar ánimos antes de cada partido.

Pacto con el Alavés por Jony

El ascenso es prioritario en lo que respecta a estos tres casos porque internamente se da por hecho que todos pueden 'volar' la próxima temporada. Sus contratos expiran en junio de 2020 y los jugadores podrían fichar por otros equipos el 1 de enero del próximo año, lo que obliga a negociar su renovación, de modo que competir en Primera sí facilitaría los contactos. De lo contrario, en La Rosaleda ven con temor que el club no pueda sacar beneficio por ellos. Esa es la razón por la que los dirigentes pactaron con el Alavés el traspaso de Jony en el mes de diciembre, decisión que fue rechazada por el presidente, Abdullah Al-Thani.

En los casos de Santos y Ricca la situación sería más grave porque, si bien el acuerdo con Jony se cerró en enero de 2016 a coste cero (el futbolista terminaba contrato en junio de ese año con el Sporting), por los dos uruguayos el club desembolsó ocho millones de euros. Aquella inversión realizada por el entonces director deportivo, Francesc Arnau –semanas antes el agente de los 'charrúas', Paco Casal, había facilitado la llegada de Chory Castro–, supuso el primer desencuentro entre el exportero malaguista y Al-Thani, entre otras razones porque se destinó a ellos el dinero ingresado por la marcha de Amrabat. Como apuntó SUR en su momento, el presidente se mostró contrario a que llegaran más futbolistas uruguayos, como el centrocampista Cristóforo.

El primer intento para la renovación del lateral izquierdo uruguayo ha sido infructuoso

De Jony no se espera que quiera regresar al Málaga porque el futbolista tiene mal recuerdo de su paso por el equipo. El Alavés tiene la sartén por el mango, pero quién sabe si deberá pactar un traspaso para evitar que otro club interfiera y eche por tierra la buena relación del futbolista asturiano con Abelardo con una oferta económica más interesante. La situación de Santos también parece más o menos clara: la puerta abierta a marcharse cedido es la mejor opción a la espera de que en ocho meses un equipo muestre su interés en él al contar con la carta de libertad. No debe descartarse un traspaso a bajo precio, aunque también está por ver el mercado que tiene a día de hoy el uruguayo tras su pobre campaña en el Leganés (donde también ha vivido un periodo de baja).

El caso más peliagudo afecta a Ricca, porque el primer intento para la renovación del lateral ha sido infructuoso. En el seno del club son pesimistas sobre esta cuestión y creen que, salvo milagro, el uruguayo no prorrogará su contrato.

Temas

Fútbol