URGE UN CAMBIO DRÁSTICO

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Se veía venir. El Málaga llevaba mucho tiempo jugando con fuego y ayer naufragó. Fue un auténtico desastre, consecuencia de un entrenador que no ha sabido orientar al equipo y cuyos sistemas anclados en el miedo y en la defensa sin ganas de mirar al meta contrario nos van a dejar en Segunda pese a tener el mayor presupuesto y posiblemente la mejor plantilla de la categoría. Muchos creíamos en Muñiz como tabla salvadora cuando descendimos, y posiblemente lo fue en los primeros momentos, pero se ha visto superado, y ante el humildísimo Extremadura el equipo se hundió como el Titanic. Ya no sirven sus excusas, las de un entrenador sin soluciones, que estaban siendo lastimosas por cierto, y lo que hay que exigirle a la propiedad, si siente al Málaga de verdad, si lo quiere, es un cambio de rumbo si no queremos quedarnos en la miseria. Urge un cambio drástico, y si la propiedad no lo hace, pues miren, que cambien a los dueños. Ya está bien. Nos hemos metido hasta el cuello en la miseria, y esta ciudad y esta provincia no se merecen tal vergüenza. La iniciamos con Míchel, la continuamos a límites insospechados con un entrenador nada cualificado como José González, y ahora con Muñiz seguimos no igual, sino peor. Anoche tocamos fondo y necesitamos un cambio de rumbo urgente, si es que estamos a tiempo, que uno cree que no. Lo hemos tirado por la borda, hemos confiado en alguien que es muy buena persona, un gran malaguista, pero que no ha sabido estar a la altura. Sus sistemas ultradefensivos, sus miedos ante equipos con muchísima peor plantilla y sin recursos, la verdad es que nos han llevado al oscurantismo y al precipicio. No puede ser que este Málaga pierda con el Extremadura, pero además de hacerlo, lo peor es la imagen de equipo sin recursos, sin ninguna idea y sin revulsivo. Un cambio en el banquillo, ya... Por favor.