Víctor: «Empieza una liga de ocho partidos; tenemos potencial para el ascenso directo»

Víctor: «Empieza una liga de ocho partidos; tenemos potencial para el ascenso directo»

El nuevo entrenador del Málaga se muestra muy ambicioso y optimista sobre el futuro del equipo que deberá exhibir un sello muy claro: «Hambre y humildad»

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

Víctor Sánchez del Amo quiso convencer en su presentación de que va en serio, que tiene la máxima ambición y que está seguro de que el Málaga va a conseguir el objetivo del ascenso. Entró en numerosos asuntos técnicos y teóricos sobre la preparación del equipo y sobre erradicar el actual estado de ansiedad de los futbolistas, aunque también entró de lleno en sus propósitos y aspiraciones tras el cambio de técnico. «Estas situaciones no son novedosas, pasan con bastante frecuencia en el mundo del fútbol. A mí me ha ocurrido como jugador y como entrenador. Y los futbolistas tienen ya hábito en estas situaciones. El entrenador no tiene que tocar ninguna techa para que se pongan en marcha, porque la plantilla se reactiva sola. El grupo es muy positivo para afrontar que empieza una liga de ocho partidos, donde ya tenemos uno ganado. El potencial de la plantilla es para ganar los siete partidos restantes, y para eso hemos venido. Es una oportunidad fantástica para el Málaga de volver a Primera, y tenemos potencial para el ascenso directo», afirmó con contundencia en presencia de los medios y de la plana mayor del club, salvo el jeque Al-Thani y sus hijos.

«Les hemos dicho que creemos en ellos, que el objetivo es alcanzable, realizable»

El nuevo técnico ya tiene un diagnóstico de la situación, que no difiere mucho de otros casos y que las soluciones deben llegar con la suma de diferentes factores. Víctor, de esta manera, se propone una mejora inmediata en la moral de los futbolistas, para seguir con otros asuntos. «Los cambios se producen para buscar algo diferente y para tratar de que todo sea mejor, para ayudarles a los jugadores para que den la mejor versión de ellos mismos. Vamos a tratar de ser un equipo valiente, protagonista. Normalmente cuando vives en la expectativa tienes menos posibilidades de ganar, por eso necesitamos un cambio radical de mentalidad. Que estemos contentos con lo que hacemos», explicó, a la vez que añadió: «Son pocos días. El aspecto emocional es fundamental. Cualquier estímulo nos provoca reacciones. Tenemos que canalizar todo esto para aumentar el rendimiento, con hambre y humildad».

«Necesitamos un cambio radical de mentalidad; que estemos contentos con lo que hacemos»

Víctor quiso especificar, para que quedara claro, que su labor no se va a centrar sólo en trabajar el plano mental para animar a los futbolistas, sino que explicó que su equipo y él tratarán cualquier asunto relativo a la preparación. «Trabajaremos todos los aspectos, el psicológico y todo lo que influya en el rendimiento de los jugadores. No es que haya una necesidad o carencias especiales para trabajar eso, sino que estas circunstancias obligan a estudiarlo todo», indicó el preparador madrileño.

Confianza de los jugadores

También aseguró que su ambición es similar a la de los futbolistas, que confían en que se consiga el ascenso en esta recta final del campeonato. «Los jugadores nos están transmitiendo que creen en sus posibilidades para el objetivo marcado. Lejos de discursos preparados, nosotros les hemos dicho que creemos en ellos, que el objetivo es alcanzable, realizable. El primero de ellos es contra el Alcorcón», señaló, mientras que confesó que tenía otras ofertas de trabajo llegadas desde el extranjero, pero que han apostado por este proyecto. «Creemos en esta plantilla y en sus posibilidades. Teníamos claro el análisis antes de llegar, y desde ayer estamos mirando más de cerca, con el mensaje de hambre continua y humildad. En defensa, el equipo tiene buenos números, pero trabajaremos para mejorar. Y buscaremos atacar de diferente manera para buscar más opciones», indicó.

Sobre el sistema de juego, comentó que se adaptará a los futbolistas disponibles y a las necesidades del equipo, por lo que puede elegir cualquier fórmula. Asimismo, reconoció que en Segunda hay un gran equilibrio, lo que está facilitando la aparición de numerosas sorpresas. «Existe máxima igualdad entre muchos equipos. La disparidad de presupuestos

«El potencial de la plantilla es para ganar los siete partidos restantes, y para eso hemos venido»

marcan los diferentes rendimientos, pero los métodos de trabajo, sin embargo, han avanzado tanto que se equilibran las fuerzas. Pero el juego del fútbol siempre es el mismo», admitió el entrenador.

Víctor también destacó que todos los futbolistas disfrutarán de opciones de jugar, ofreciendo oportunidades para cualquiera de ellos, mientras que insistió en que los componentes de las categorías inferiores, en la medida de sus posibilidades, tendrán participación en el primer equipo, como ahora está sucediendo. «Todos somos canteranos y siempre hemos tirado de los jóvenes donde hemos estado. Si demuestran que tienen capacidad para dar rendimiento les vamos a abrir las puertas», subrayó el técnico en su puesta de largo en La Rosaleda tras dirigir la segunda sesión de entrenamiento con su nuevo equipo, que ayer también conoció la novedad de la vuelta al trabajo de Juan Carlos con el grupo después de una larga ausencia.