Víctor medita jugar mañana con tres centrales ante la escasez de efectivos

Víctor, ayer con el juvenil Ramón. /ÑITO SALAS
Víctor, ayer con el juvenil Ramón. / ÑITO SALAS

El objetivo primordial es sortear cualquier riesgo de alineación indebida y el único no profesional en el once sería Keidi

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Mañana comienza la Liga para el Málaga con una situación insólita en la historia del club: las dificultades para afrontar la primera cita debido a la escasez de efectivos. Como apuntaba este periódico días atrás, el entrenador blanquiazul, Víctor Sánchez del Amo, sólo puede contar con once profesionales debido a que LaLiga no permite numerosas inscripciones al tener superado ampliamente el tope salarial. El técnico mantiene su fe en el presidente, Abdullah Al-Thani, pero la realidad es que medita jugar mañana (18.00 horas, #Vamos) con tres centrales ante los obstáculos para conformar la alineación.

La cifra de efectivos para el compromiso en El Sardinero, en el regreso del conjunto cántabro al fútbol profesional después de cuatro años en Segunda B, también está condicionada por los movimientos en el mercado. De hecho, Víctor se ha cuidado mucho de utilizar durante la pretemporada a Ontiveros, cuyo traspaso es crucial para comenzar a poner en orden las cuentas del club y tratar de ajustarse al tope salarial establecido por LaLiga. Aun así, el madrileño lo empleó entrada la segunda parte en el último amistoso de preparación, en el Carranza frente al Cádiz.

Visto el panorama con el marbellí –el Villarreal insiste en su fichaje, pero Al-Thani espera una oferta mejor para dar el visto bueno–, es una incógnita si Ontiveros formará parte hoy de la expedición que se desplazará en avión hasta Bilbao para luego trasladarse en autobús a la capital cántabra. El riesgo de alineación indebida en un momento determinado puede llevar a Víctor a tenerlo en el banquillo para emplearlo en caso de emergencia, pero en principio se descarta la titularidad con el fin de evitar el riesgo de un percance físico que condicione su traspaso.

Diego González y Turquía

En un caso similar se encuentra el central Diego González, cuyo futuro puede estar en Turquía. El gaditano ha rechazado la propuesta de Osasuna –que ha optado así por incorporar a Raúl Navas, de la Real–, pero la entrada en escena de un equipo otomano sí puede provocar su salida. Conviene recordar que en el mercado invernal el presidente rechazó el acuerdo ya alcanzado para la marcha del zaguero al Augsburgo alemán por una cifra superior a los cuatro millones.

Claro que el caso de Diego González no es comparable al de Ontiveros. Tampoco los que afectan a otros jugadores que pueden estar en la rampa de salida para aliviar la delicada situación económica del club, como sucede con Luis Hernández y el interés del Alavés. De hecho, a priori Víctor sí cuenta con el madrileño (ya recuperado de sus problemas físicos) e incluso con Diego González para el encuentro de mañana frente al Racing. No le queda otra.

Ya la pasada temporada el Málaga tuvo que afrontar los dos primeros envites sin cinco futbolistas por la prohibición de LaLiga de inscribirlos (Lacen, Boulahroud, Haksabanovic, Dani Pacheco y Koné). Pero en esta ocasión no es posible ni con los fichajes (en este caso en singular, Okazaki, porque aún no es oficial en lo que respecta a José Rodríguez) ni con aquellos que puedan pasar a ser inscritos como profesionales (como Iván y Mula) ni con los que regresan de una cesión (Keko, Mikel, Rolón, Juanpi y Santos, este tras su fallida salida al Rayo Vallecano) ni aquel que ha visto renovada su cesión (N'Diaye).

Por eso, y también para evitar al máximo cualquier riesgo de alineación indebida, en principio Víctor medita la fórmula de tres centrales. Cabe recordar que para no incurrir en ello es obligatorio contar en el terreno de juego siempre con al menos siete profesionales. Asimismo, el entrenador malaguista se ve obligado a ello ante la falta de delanteros. El once más probable estaría formado por Munir, en la portería; Lombán, Luis Hernández y Diego González, como centrales; Cifu y Juan Carlos, como 'carrileros'; Keidi y Boulahroud, en el centro del campo; Renato y Dani Pacheco, en las bandas, y Adrián, en punta. De este modo, únicamente no tendría ficha profesional Keidi.

Otro cantar será el resto de la convocatoria. El banquillo estará plagado de no profesionales y sólo si Ontiveros entrara en la expedición no se vería integrado exclusivamente por futbolistas con dorsal por encima del 25. A tenor de los empleados por Víctor durante la pretemporada los candidatos serían el guardameta Kellyan, el central Luis, el lateral izquierdo Cristo, los centrocampistas Iván Jaime y Ramón, el extremo Hicham y el medio punta Hugo, empleado como delantero por Víctor en la fase preparatoria por la escasez de atacantes. Obviamente, si Ontiveros viajara, no sería necesario recurrir a uno de estos. Como puede comprobarse, un galimatías para el entrenador y también una enorme responsabilidad para los jugadores profesionales, conscientes más que nunca de que una lesión o una expulsión puede limitar el número de sustituciones para sortear la alineación indebida.