Víctor: «Son sólo tres puntos, pero nos dan una dosis de confianza enorme»

Víctor: «Son sólo tres puntos, pero nos dan una dosis de confianza enorme»
Ñito Salas

El técnico alabó a sus pupilos por sobreponerse a la expulsión y a un fallo en el sistema de riego del césped que le obligó a cambiar de táctica

FERNANDO MORGADO

Al fin una victoria en La Rosaleda hizo que el técnico del Málaga afrontase la comparecencia ante los medios en la sala de prensa Juan Cortés con una expresión de satisfacción. Con los deberes más que hechos, Víctor se pudo relajar en el examen ante los periodistas tras el 3-0 conseguido en casa. Fue uno de esos partidos en los que se suman algo más que tres puntos, como explicó el entrenador madrileño. «Son solo tres puntos, pero nos dan una dosis de confianza enorme. Los buenos resultados son la mejor forma de generar confianza en los jugadores. Y más como se ha hecho hoy, con un jugador menos y con un gran trabajo de todo el equipo. El grupo está muy bien y lo ha demostrado hoy. Tenemos jugadores en los que se puede confiar, que están comprometidos y creen en el objetivo. Esto nos ha permitido darle una alegría a la afición que se nos estaba resistiendo. Por eso estamos tan contentos», apuntó Víctor.

El técnico quiso darle si cabe más mérito a la victoria al confesar que el equipo no solo se había tenido que sobreponer a la temprana expulsión de Keidi Bare, sino también a una adversidad antes del encuentro que obligó a cambiar de táctica. «Nosotros siempre queremos dominar al rival y para ello tener el campo rápido es vital. Lejos de quejarnos, hemos buscado adaptarnos y, como también hemos trabajado el juego directo y contamos con individualidades, lo hemos conseguido. Los jugadores han estado sensacionales a la hora de entender un partido de otras características», comentó Víctor frente a los medios.

Pero el responsable del banquillo malaguista no quiso quedarse ahí, sino que también compartió con los periodistas cómo hizo suya esa filosofía de superación. «La semana pasada estuvo en Málaga Toni Nadal dando una conferencia y tanto yo como el cuerpo técnico fuimos porque somos admiradores tanto de Toni como de Rafa. Una de las máximas del libro 'Todo se puede entrenar' de Toni Nadal es que ante las adversidades no hay queja ni lamento posible», aseguró.

Admiración por Ontiveros

Al igual que su predecesor, Juan Ramón Muñiz, Víctor tampoco es muy dado a elogiar a un jugador en concreto, aunque firmase un partido como el que hizo anoche Javier Ontiveros. «Hoy el agradecimiento es para todos: los de inicio, los recambios, los que no han entrado y los que no han venido. Destacar a 'Onti' por su partido cuando todos lo han hecho igual no sería justo. A Javi le admiro desde que le vi destacar, creo mucho en su capacidad. Nos encanta llevar a los jugadores a crecer y consolidarse. Cuando llegué aquí le pregunté qué tal se le daban las matemáticas y me contestó que bien, así que le dije que le iba a contar los goles y las asistencias hasta el final de la temporada», admitió Víctor con una sonrisa.

Sobre Juan Carlos y Koné, dos futbolistas que volvían al terreno de juego tras un tiempo de baja por lesión, también fue sincero. «Obviamente no están para noventa minutos, pero a mí me gusta que empiecen de inicio y que las propias sensaciones del partido les digan hasta dónde pueden llegar. La adrenalina te da un plus. A Juan Carlos lo necesitábamos para dar más profundidad. Está muy bien físicamente, tanto él como el resto del equipo, y eso no es mérito nuestro, sino del cuerpo técnico anterior. Hay que ser honesto, nos ha venido muy bien encontrarnos con un equipo con esa capacidad física», confesó Víctor en un gesto de reconocimiento a la labor de Muñiz que le honra.

El entrenador del Oviedo, Sergio Egea, quiso pasar página rápidamente tras una derrota bastante dura. «La entrega de mis jugadores fue la correcta, no tengo nada que reprochar. El Málaga tiene muy buenos jugadores y el segundo gol nos hizo mucho daño. Ahora, a pensar en el Numancia», zanjó.