Víctor, con la suerte de cara

Los jugadores del Málaga, ayer en el entrenamiento. /SALVADOR SALAS
Los jugadores del Málaga, ayer en el entrenamiento. / SALVADOR SALAS

El nuevo técnico del Málaga dispone ya de Juan Carlos, incorporado a los entrenamientos, y apuntan a su inmediato regreso Pacheco y hasta Koné

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

La reacción espectacular del Málaga en Alcorcón no sólo ha frenado la dinámica negativa en el plano deportivo, sino que el viento sopla a favor del equipo en otros asuntos. De hecho, Víctor sigue recibiendo buenas noticias, en este caso llegadas desde la enfermería, cara al final del campeonato, que será completamente decisivo para saber si finalmente se produce el ansiado ascenso. El nuevo entrenador del equipo blanquiazul llegó con numerosas bajas en la plantilla, algunas de larga duración y que afectaban a jugadores con los que ya casi no se contaba. Pero la situación ha cambiado en pocos días y algunos de ellos, o quizás todos, podrían llegar a tiempo para ayudar al equipo antes de que concluya el campeonato.

El grupo de lesionados comienza a descender y el equipo blanquiazul puede afrontar los últimos partidos de Liga con su larga plantilla al completo

El primero en aparecer fue Juan Carlos, el lateral y extremo izquierdo que tuvo que superar una complicada lesión y que seguía en plena recuperación. Pero su restablecimiento ya es pleno y el futbolista lleva algunos días plenamente incorporado al trabajo con el grupo. Su regreso a los partidos puede llegar cuando lo considere el nuevo entrenador, Víctor Sánchez del Amo, pero antes deberá adquirir el mayor ritmo de juego posible después de su larguísimo periodo de inactividad. Su velocidad, cuando esté en condiciones de participar, puede ser determinante para el cuadro de Martiricos en su lucha por subir a Primera.

Pero ahí no queda la cosa, ya que hay otros hombres que están a punto de volver. El pizarreño Pacheco, por ejemplo, ya se encuentra muy recuperado y es previsible que se incorpore al grupo de una forma inmediata, si bien será poco probable que esté disponible para este sábado (las fuentes consultadas ni siquiera lo descartan), en el trascendental choque contra el Mallorca en La Rosaleda a partir de las 16.15 horas. El centrocampista ha sufrido numerosos problemas físicos durante la temporada, lo que le ha impedido ofrecer todas sus cualidades. Ahora habrá que ver si vuelve rápido y si tiene continuidad para ayudar al equipo en este crucial momento.

Erik Morán y Brezancic, también con problemas físicos, se ejercitan ya sobre el campo

Pero la mayor sorpresa quizás sea Koné. El delantero causó unas excelentes sensaciones al comienzo del campeonato, siendo determinante en algunos encuentros. Pero su aportación duró poco tiempo debido a que cayó lesionado de cierta relevancia. Pocos contaban ya con el ariete, pero su recuperación está ya en su fase final y se encuentra en condiciones de reaparecer, incluso, antes del final de la Liga. Primero tendrá que incorporarse al grupo y después adquirir el ritmo para jugar. Pero ayer, por ejemplo, ya se entrenó en el campo, tocando el balón, con el resto de los lesionados.

Otras ausencias 

Para 'cerrar' por completo la enfermería, en tal caso, ya sólo quedarían los últimos en llegar, el defensa Brezancic y el medio centro Erik Morán, cuyas lesiones no son muy importantes. De hecho, los dos jugadores se ejercitaron algunos minutos ayer sobre el terreno de juego del estadio de atletismo, por lo que la vuelta de ambos al grupo parece que tampoco se alargará excesivamente. Con ellos, siempre que se cumplan los actuales pronósticos y no haya más percances, Víctor podría disponer en breve de todos los futbolistas de su amplísima plantilla.

Keidi no se entrenó el lunes, pero ayer lo hizo con normalidad y podrá jugar el sábado

En la sesión de ayer, además, el medio centro del filial Keidi trabajó con normalidad con el resto de sus compañeros y, salvo contratiempo de última hora, estará disponible para Víctor cara al encuentro del sábado en casa, donde el cuadro blanquiazul se jugará frente a un rival directo gran parte de sus opciones en su lucha por escalar posiciones en la tabla en la recta final del campeonato. Keidi recibió un fuerte golpe a la altura del tendón de Aquiles de la pierna izquierda durante el choque de Alcorcón que lo obligó, incluso, a no acabar el encuentro. Después del descanso del fin de semana, el lunes ni siquiera pudo entrenarse con normalidad, pero la lesión ha remitido por completo y ayer trabajó bien para proseguir con la preparación del próximo compromiso, en La Rosaleda. Después de su buen encuentro de la anterior jornada, el albanés se perfila como un fijo en el once de Víctor que se mida al equipo balear ante el público malagueño.