Víctor suspira por N'Diaye, al que el Málaga considera una opción arriesgada

N'Diaye, en un entrenamiento junto al guardameta Werner. /GERMÁN POZO
N'Diaye, en un entrenamiento junto al guardameta Werner. / GERMÁN POZO

El entrenador pretende que sea el líder del proyecto, pero la ficha es muy alta y además el Málaga está obligado a comprarlo en un año

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Víctor quiere un líder para el proyecto de su Málaga y lo tiene claro: N'Diaye. La continuidad del centrocampista senegalés es el gran sueño del entrenador madrileño, sólo que se antoja una opción casi imposible. Así lo entienden en el club, donde, conscientes de las enormes limitaciones económicas para la próxima temporada, ven la permanencia del 'pivote' una operación demasiado arriesgada por su ficha (que supera con creces el millón anual) y por la obligatoriedad de ejercer la opción de compra dentro de doce meses.

Como explicaba este periódico, la situación de N'Diaye en relación con el Málaga es excesivamente enrevesada. Pero, a modo de resumen, conviene destacar que el jugador tiene un año más de cesión en el conjunto blanquiazul –con una ficha compartida con el Villarreal– y el club de Martiricos deberá comprarlo cara al ejercicio 2020-2021. Cualquier equipo interesado en él debe negociar con el Málaga, pero también con el Villarreal, porque tendría que hacer frente a un traspaso o a una cesión (haciéndose cargo de un salario muy elevado) con opción de compra obligatoria de seis millones.

Inmerso todavía en la Copa África, su regreso se demorará y es probable que no vuelva a entrenarse con el Málaga

El nuevo escenario económico en el que se encuentra el Málaga obliga a ser muy precavido en todos los movimientos para ajustarse el 1 de septiembre al tope salarial que le asigne LaLiga. La pasada temporada hasta cinco jugadores no pudieron ser inscritos en las dos primeras jornadas y hubo que acceder al traspaso de Recio a toda prisa. Determinados salarios y las 'amortizaciones' por los fichajes realizados entre 2015 y 2017 elevan el riesgo de que para el primer partido del próximo campeonato, en Santander, se repita (o incluso empeore) la situación de hace un año. Y esa es la razón por la que el club descarta la continuidad de N'Diaye pese a los deseos del entrenador.

En cuartos de final

Es más, es probable que N'Diaye ni siquiera vuelva a entrenarse con el Málaga. El futbolista sigue inmerso con la selección senegalesa en la Copa África. El miércoles se medirá en octavos de final a Benín (verdugo en la tanda de penaltis de Marruecos, el equipo del guardameta Munir); el domingo, en la víspera de que el conjunto blanquiazul regrese al trabajo, afrontaría la semifinal, y el viernes 19, ya con los pupilos de Víctor en la concentración de pretemporada, disputaría la final. Es decir, el regreso del centrocampista se demorará y podría disponer de vacaciones hasta los primeros días de agosto.

El Getafe está dispuesto a todo, pero el entorno del jugador prefiere apurar hasta el cierre del mercado inglés

En España el equipo más interesado en N'Diaye es el Getafe. Está dispuesto a todo para hacerse con sus servicios y tanto el presidente, Ángel Torres, como el entrenador, José Bordalás, lo consideran imprescindible para el nuevo proyecto. En una zona necesitada de incorporaciones, no cabe duda de que su potencial físico es muy valorado por el técnico. El club madrileño está perfectamente informado de la situación contractual –también de las pretensiones económicas del medio centro– y sabe hasta dónde debe llegar para hacerse con los servicios del senegalés. Hoy por hoy, es la opción más viable en la Liga.

El papel de su hermano

Sin embargo, en las cuestiones relativas a N'Diaye siempre ha jugado un papel determinante su familia. Y en particular su hermano y representante, Bakary. El entorno del centrocampista también entiende la complicada situación del Málaga y por eso se mueve en el mercado para encontrar posibles destinos. La apuesta del Getafe no puede ser más firme, pero la intención de las personas más cercanas al futbolista es apurar al máximo hasta el cierre del mercado inglés. Conviene recordar que desde el año pasado está instaurado que eso se produzca veinticuatro horas antes del primer partido de la Premier League, previsto este año para el viernes 9 de agosto entre el Liverpool y el Norwich.

Víctor suspira por N'Diaye y quiere que sea el líder del equipo, pero la situación económica del Málaga impide contemplar la plantilla de la próxima temporada con él en sus filas. Todo parece indicar que simplemente queda esperar para conocer su destino.