Zozulya tiene poco misterio para Muñiz

El malagueño Escassi despeja ante Zozulya./JULIÁN GARCÍA
El malagueño Escassi despeja ante Zozulya. / JULIÁN GARCÍA

El técnico malaguista dirigió tres temporadas al delantero del Albacete en su etapa en el Dnipro

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El delantero del Albacete Roman Zozulya tiene poco misterio para el Málaga. Sus movimientos básicos, sus virtudes y defectos no han necesitado una labor previa de 'scouting'. El polémico delantero ucraniano estuvo a las órdenes de Muñiz y de su actual ayudante, Álvaro Reina, en el Dnipro durante tres temporadas, de la 2011-12 a la 2013-14, en buena parte del ciclo que ambos cubrieron como asistentes de Juande Ramos.

Va de suyo que no están unidos el conocer las características de un jugador rival al dedillo con la garantía de tenerle anulado todo el choque. También el Deportivo tenía de sobra ensayado el trabajo para contrarrestar los potentes saques de banda de Luis Hernández y el gol malaguista el domingo llegó a partir de otro envío. En todo caso, Zozulya gozó de la confianza de Juande y Muñiz en el Dnipro y brilló especialmente en el plano de las asistencias de gol. Fueron 15 partidos, tres goles y dos pases decisivos en la 2011-12; 23 partidos, ocho dianas y siete asistencias en la 2012-13, y 24 citas, siete tantos y 6 pases de gol en la 2013-14, dos años antes de recalar en España.

En el Betis (2016-17) tuvo poco protagonismo y sólo jugó seis partidos, de ahí que le cediera al Rayo Vallecano, pero entonces llegaron los problemas. Conocido por su vínculo con los grupos de extrema derecha ucranianos, fue víctima del rechazo de los 'bukaneros' y otros seguidores. Y es que el atacante ha posado uniformado, exhibiendo armamento de guerra para animar a la lucha en la región del Donbass de hace unos años contra Rusia, y junto a símbolos e iconografía histórica del nazismo ucraniano durante la segunda guerra mundial. Esta querencia le volvió a perjudicar este verano ante el interés del Zaragoza. Y es que en su primera campaña en el Albacete sus números fueron satisfactorios, con nueve goles y tres asistencias. Así las cosas, Zozulya acabó renovando con el conjunto manchego.

Pero la polémica parece inherente a este bravo delantero, que la pasada campaña, en un lance fortuito con su compañero de equipo Bittolo, al golpearle tras un centro, le produjo una grave lesión en el pene, un desgarro que necesitó que se la aplicara diez puntos de sutura. Hasta los árbitros parecen tener otro rasero para él, o al menos esa fue una de las quejas de Ramis tras la derrota en Oviedo. «Lo de Zozulya es una cosa de locos. Le han empujado siete veces y ninguna pitó falta. Es un chico extraordinario, noble y fuerte que compite y defiende a su equipo, pero por momentos lo maltratan», dijo.

 

Fotos

Vídeos